El MÉTODO CIENTÍFICO



La idea que tiene el vulgo de lo que es un científico y del método que está utiliza es muy vaga e inexacta. Según dicha idea, el  científico es un hombre que posee medios secretos que beneficien a la humanidad. Se desconocen el hecho de que las explicaciones a que llegan los investigadores científicos puedan estar a menudo equivocadas o correctas y no todos los descubrimientos benefician directamente al hombre.

Por otra parte no existe un método científico como tal, o bien, muchos investigadores no siguen los pasos correspondientes del “método científico”. Por ejemplo, un científico puede comenzar un experimento, para luego modificarlo de modo retrospectivo al comprobar que se requieren más observaciones. En otros casos el rompecabezas de observaciones no responde a preguntas definidas con claridad hasta que otros proyectos de investigación sitúen estas observaciones en un nuevo contexto.

Existe aún otra razón por la cual la ciencia correcta no requiere satisfacer exactamente ningún método determinado de investigación; la ciencia del descubrimiento ha contribuido muchísimo a nuestra comprensión de la naturaleza, sin cumplir con la mayoría de los pasos del denominado método científico.
Sin embargo, es necesario para los que aún entramos a una licenciatura de disciplinas científicas, adquirir cierta experiencia sobre las posibilidades del método científico, pero también es importante evitar de estereotipar a la Ciencia como si siguiera de forma rígida este método.

Entonces decimos que la Ciencia actúa mediante la postulación y prueba de una hipótesis, que es a menudo afirmaciones generales sobre la naturaleza que pueden explicar un gran número de observaciones diversas. Esta hipótesis ha de ser después sometida a una comprobación o verificación, es decir, ha de ser objeto de una serie de pruebas para ver si puede mantenerse como verdadera: estas pruebas son los experimentos.

El propósito de estos experimentos es determinar la validez de las predicciones que se hacen al aceptar una hipótesis como cierta. Si el experimento se diseña correctamente, y los resultados no sostienen las predicciones, se considera que la hipótesis es falsa. Si por el contrario los resultados de los experimentos son los que se predijeron, se puede decir que la hipótesis ha sido apoyada, pero no aprobada.


La prueba absoluta que se obtiene en las matemáticas por medio de la deducción es inaccesible para la ciencia experimental. La validez de las <<verdades>> científicas se puede medir únicamente por medio de las probabilidades estadísticas. 


Recomendaciones: 



Bibliografía

 Jeffrey J. W Baker y Garland E. Allen (1967) Biología e investigación científica- EE.UU, EDITORIAL Fondo educativo interamericano, S. A 

Dinas Fernández, Galeano (1972) Biología 1 (manuales de orientación universitaria)- Salamanca, EDICIÓN ANAYA.

C. P Hickman, L. S Roberts y A. Larson (2006) Principios integrales de zoología. DECIMA EDICIÓN Times Mirror Higher Education Group, Inc.

Neil A. Campbell y Jane B. Reece (2007) Biología- Séptima edición EDITORIAL MEDICA Panamericana.