Biografía de Konrad Lorenz, científico y filosofo.






  
Konrad Lorenz nació en el año de 1903 en Viena donde, respondiendo a los deseos de su padre, cursó estudios de medicina y, posteriormente, de filosofía; en 1937 es nombrado catedrático de anatomía comparada y psicología animal por la universidad de su ciudad natal; ya iniciada la segunda guerra mundial pasa a la universidad de Könisberg, Prusia Oriental, como ordinario de psicología general.  Al producirse el hundimiento del tercer Reich, Lorenz es hecho prisionero por los rusos y permanece en un campo de concentración hasta 1948, año en el que es liberado, tenía entonces 45 años.

Tras diversos cargos docentes, en 1956 es nombrado director jefe del Instituto Max Planck, situado en un paraje idílico conocido con el nombre de Seewiesen, en la Alta Baviera. Allí Lorenz lleva a cabo sus estudios en torno a la psicología del comportamiento. En 1973 le es concedido el Premio Nobel por su labor como investigador, pese a las presiones hostiles de ciertos grupos, especialmente americanos, de inspiración sionista que no están conformes con algunos escritos y, sobre todo, con la actitud adaptada por Lorenz bajo el nacionalsocialismo hitleriano (actitud que el propio Lorenz lamentará, después, profundamente.) Este mismo año, abandona la dirección del Max Planck.
Desde entonces, Konrad vive con su familia en una espaciosa casa e de Altenberg, pequeña aldea situada a las orillas del Danubio, no lejos de Viena, donde continua con sus trabajos de investigación.

Lorenz es autor de una copiosa bibliografía acerca del comportamiento animal y cuestiones filosóficas en general, integrada por media docena de obras de denso contenido y un sinfín de disertaciones, conferencias y trabajos en formato menor sobre problemas concretos del conocimiento, el aprendizaje y la agrasión, en los que recoge el fruto de su constante e infatigable actividad como investigador y pensador.

Como pionero, y no como fundador en sentido estricto, de la etología o ciencia del comportamiento comparado, Lorenz viene realizando una labor cuya dimensión autentica sólo futuras generaciones podrán determinar con precisión. En su labor investigadora, Lorenz arranca de los animales inferiores para llegar al hombre, al que no tiene el menor reparo en aplicar deducciones extraídas de su constante observación del reino animal, de la misma forma que, antes, tampoco mostró reparo alguno en aplicar al animal todo ese complejo de conceptos que giran en torno al psique, considerada convencionalmente atributo especifico y privativo del hombre.
Konrad Lorenz, fallece el 27 de noviembre de 1986 en la que solía ser su hogar, en Altenberg.


Nota: Tomado del prólogo de Ramón Ibero en la traducción en castallano del libro "Cuando el hombre encontró al perro" de Konrad Lorenz. 


Sigan la página en facebook https://www.facebook.com/biologiaconsam