El origen de las serpientes: En busca de un antepasado (PARTE II)

           Fósil de serpiente Eupodophis descouensi en el periodo Cretácico 

Muchos grupos de escamosos han sido propuestos como parientes próximos o antepasados de serpientes. Dado que estas existen desde hace millones de años, es imposible que precedan de los escamosos actuales. Es preciso dar con el grupo de escamosos que más se parezcan a las serpientes, es decir, el que compartan con ellas el mismo antepasado fósil.
Los lagartos vermiformes son los únicos escamosos serpentiformes que han sido propuestos como parientes próximos de las serpientes. Sin embargo los herpetólogos suelen refutar esta hipótesis en razón de especializaciones anatómicas extremadamente complejas.
Hay dos grupos de lagartos con patas que también han sido tomados en consideración: los varanoides y los escincomorfos. Los varanoides incluyen los dragones de Komodo, los monstruos de Gila (lagartos con glándulas de veneno) y un lagarto muy raro, Lanthanotus, de Sarawak (isla de Borneo). Dada su estructura craneal, su lengua y su mandíbula, así como el tipo de recambio dental, son muy buenos candidatos.
Además, comprenden grupos enteramente fósiles. Los masasaurios, por ejemplo, que solo vivieron en el cretácico superior (finales de la era Secundaria, hace entre 90 y 65 millones de años), fueron varanoides marinos de grandes dimensiones (algunos alcanzaron los 10m de longitud), con patas transformadas en aletas, como las de los delfines El gran paleontólogo norteamericano E.D. Cope ha supuesto que estaban muy próximos que dio origen a las serpientes. Se han mencionado otras posibilidades, como los dolicosaurios y los aigialosaurios, varanoides marinos del cretácico. Todos ellos tenían patas bien desarrolladas y deferían de las serpientes, pero el cretácico ofrece otros fósiles marinos serpentiformes más o menos intermedios entre los varanoides y las serpientes, como Pachyophis y Pachyrhachis, encontrados en Bosnia-Herzegovina y en Oriente Medio, respectivamente. Algunos especialistas los clasifican incluso como serpientes.
Los escincomorfos (cordílidos, lagartos <<verdaderos>> incluyen gran parte de lagartos tetrápodos y algunas especies serpentiformes. Debido a las similitudes de ciertas estructuras encefálicas, algunos herpetólogos piensan que estos animales podrían compartir un antepasado en común  con las serpientes, pero los estudios de los fosiles no confirman tal hipótesis.
La posibilidad de un parentesco entre las serpientes y los pigopódidos (lagartos australianos similares al os gecos), de cuerpo muy alargado, sin extremidades anteriores y con extremidades posteriores muy reducidas, también ha sido descartada.

En definitiva, actualmente se admite que las serpientes proceden de los lagartos, y se busca el pariente más próximo entre los varanoides actuales, pese a no haber encontrado entre sus fósiles el ancestro común esperado. 


Para su mayor entendimiento LEE "El origen de las serpientes: un indudable parentesco con los lagartos (parte1)"  y viaja en el tiempo con las eras geológicas. 

Descarga el articulo "LEPIDOSAURIOS EN MOVIMIENTO: DE LOS LAGARTOS A LAS SERPIENTES" de Sebastián Apesteguia. 

 Click aquí