El ORIGEN DEL HOMBRE

                                Pruebas de que el hombre desciende de una
                                                                forma inferior

Para afirmar que el hombre es el descendiente modificado de alguna forma preexistente, es menester averiguar antes si varía en sí mismo, por poco que sea, en su conformación corporal y facultades mentales, y, caso de ser así, si las variaciones se transmiten á su prole siguiendo las leyes que rigen para los animales inferiores, tales como la de la transmisión de los caracteres á la misma edad ó sexo. Por lo que podemos juzgar, dada nuestra ignorancia, ¿son dichas variaciones debidas á las mismas causas, ó dependen de idénticas leyes que los demás organismos, por ejemplo, las de correlación, efectos hereditarios del uso y de la falta de uso, etc? ¿Está sujeto el hombre á las mismas deformaciones, debidas á cesación de desarrollo, duplicación de partes, etc; y presenta en sus anomalías alguna reversión á un tipo de conformación anterior y antiguo? Natural también es preguntar, si, como tantos otros animales, el hombre ha dado lugar á variedades y razas tan distintas entre sí, que deben clasificarse como especies dudosas. ¿De qué modo estas razas están distribuídas sobre la tierra, y cómo influyen unas sobre otras, tanto en la primera como en las demás generaciones, cuando hay entre ellas cruzamientos?

La investigación debería después tratar de dilucidar la importante cuestión de si el hombre tiende á multiplicarse con bastante rapidez para que nazcan rigurosas luchas por la vida, cuyo resultado ha de ser la conservación en la especie de las variaciones ventajosas del cuerpo y del espíritu, y la consiguiente eliminación de las que son perjudiciales, Las razas ó especies humanas, llámeselas como se quiera, ¿se sobreponen mutuamente y se reemplazan unas á otras hasta el punto de llegar á extinguirse algunas? La respuesta á todas ó á la mayor parte de estas preguntas, veremos que, como para los animales inferiores, debe para la mayoría de esas especies ser evidentemente afirmativa. Haciendo, por ahora, caso omiso de las consideraciones que preceden, pasemos á ver hasta qué punto la conformación corporal del hombre presenta vestigios, más ó menos claros, de su descendencia de alguna forma inferior. En los dos capítulos siguientes examinaremos las facultades mentales del hombre, comparadas con las de los animales que le son inferiores en la escala zoológica.



 click aquí