Charles Darwin su vida antes del viaje del Beagle

                                 Charles Darwin a la edad de 8 años

Charles tuvo una infancia privilegiada y feliz en The Mount, el hogar familiar en Shrewsbury (Inglaterra). La única excepción fue la muerte de su madre Susannah, en 1817, cuando Charles contaba tan sólo ocho años de edad. La devoción maternal de sus tres hermanas mayores compenso en parte aquella perdida, pero su padre se volvió aún más autocrático y dominante tras la muerte de su esposa.  
Charles escapaba de la severidad patriarcal con frecuentes visitas a Maer Hall, en Staffordshire, la vivienda cercana de su tío materno Josiah Wedgwood II y una multitud de primos. Tras la muerte de su madre Charles fue enviado a un internado de Shrewsbury. La escuela estaba a solo una milla de distancia, por lo que realizaba el breve trayecto a casa a pie los fines de semana y, siempre que podía, iba por las tardes a buscar ejemplares de escarabajo o realizar experimentos químicos en el cobertizo del jardín con su hermano mayor Erasmus , con quien mantuvo una estrecha relación toda la vida. Aquel pasatiempo dio lugar al apodo de Charles en el colegio:<<Gas>>.
Charles estaba poco dotado para la educación clásica que recibió en la Shrewsbury School (las únicas asignaturas que impartían ahí eran el latín y el griego, aderezados con algo de geografía e historia antiguas), fue un estudiante mediocre. Sus resultados académicos, en absoluto deslumbrantes, disgustaron a Robert Darwin. Cuando Charles se aburrió de la química a los quince años y empezó a dedicarse a la caza, en un estallido de frustración, su padre le regaño así: <<Las únicas cosas que te interesan son pegar tiros, los perros y atrapar ratas, y vas a ser una desgracia para ti mismo y tu familia>>. El doctor Darwin sacó entonces a Charles de la escuela y le permitió trabajar con él como ayudante en su consultorio médico, registrando los historiales de los pacientes y conjeturando diagnósticos. Aquello le preparó para unirse a su hermano Erasmus en la universidad de Edimburgo en 1825, donde era la tercera generación de los Darwin que estudiaba medicina.
Charles y Erasmus disfrutaron de todo lo posible de los alicientes que la vida proporcionaba a unos jóvenes de buena familia en una gran ciudad. Charles encontraba aburridas las clases de medicina, y el horror de la cirugía sin anestesia fue demasiado para él. Durante su segundo año en Edimburgo, ignoró los estudios médicos para, en su lugar, concentrarse en la historia natural. Visitaba a los pescadores locales y rebuscaba entre sus redes, y se movió en la órbita del zoólogo y médico Robert Erasmus Grant, un experto en esponjas que estimuló el interés de Charles por los invertebrados marinos con excursiones al fiordo del Forth, proyectos de investigación y presentaciones en sociedades científicas.
 Robert Erasmus Grant médico y zoólogo 

Charles asistió a una conferencia ofrecida por el pintor y ornitólogo estadunidense John James Audubon, y quedó fascinado por la taxidermia. Esto le animó a recibir lecciones particulares sobre cómo disecar aves de John Edmonston, un ex esclavo que había viajado en una expedición a América del sur, y probablemente el único hombre de raza negra en Edimburgo por aquel entonces. A Charles le interesaba mucho más la historia natural que la medicina, y manifestó su insatisfacción en las cartas que escribió a sus hermanas.
Durante su segundo año en Edimburgo, Charles viajó a París con permiso de su padre para visitar a sus primos (entre ellos  Emma Wedgwood), que estaba allí de vacaciones. Charles y Emma, ambos de dieciocho años de edad, prácticamente se habían criado juntos. En una carta a sus hermanas, Charles habló de lo hermosa joven en la que se había convertido Emma.
Entre tanto, en el hogar familiar, las hermanas convencieron a su padre de que le permitiera abandonar Edimburgo, lo cual hizo en abril de 1827. El doctor decidió que, si Charles no iba a ser médico, debía ser sacerdote, cosa que sólo podía lograr asistiendo a una universidad inglesa sancionada por la iglesia de Inglaterra, por lo que Charles fue enviado a la universidad de Cambridge para su formación eclesiástica, pese al ambiente escasamente religioso del hogar de los Darwin. Más bien era al contrario, pues tanto el abuelo Erasmus como su padre Robert y su hermano Erasmus eran librepensadores.
Charles albergaba ciertas reservas en cuanto a profesar la creencia en el dogma de la iglesia de Inglaterra, pero le atraía la idea de convertirse en un párroco rural, una ocupación que le dejaría tiempo para el estudio de la historia natural. Debía darle un repaso al latín  y al griego antes de irse a Cambridge, por lo que su padre contrato a un tutor privado. Mientras estudiaba, Charles descubrió una nueva afición: las chicas. Se encapricho de Fanny Owen, amigas de sus hermanas y al parecer objeto de un interés compartido con todos los jóvenes de Shrewsbury. Charles iba a su casa a visitarla y cazaban juntos. Probablemente fue la primera novia de Charles.
Tras ocho meses repasando el latín y el griego, Charles estaba preparado y partió hacia el Christ´s Collage de Cambridge e 1828. El ambiente allí fue mucho más de su gusto: se dedicó a coleccionar escarabajos y plantas en compañía de otros alumnos de aficiones similares, entre ellos su primo William Darwin Fox, su mejor amigo de entonces. También se relacionó con el grupo de bebedores y jugadores de cartas, y dedico bastante tiempo a hacer el golfo. Volvía a casa durante las vacaciones para ver a Fanny, pero hubo algunas navidades en las que no acudió a Shrewsbury. Fanny se sintió ofendida y el flirteo se enfrió.  Por fortuna, Charles fue a caer bajo la tutela del reverendo profesor John Stevens Henslow, un botánico que influyó en su carrera más que ninguna otra persona. Charles acompañaba a Henslow en excursiones al campo y fue invitado a cenar a su casa en muchas ocasiones. Daban largos paseos mientras Henslow le instruía en la historia natural de la zona, lo cual le valió a Charles el apelativo de <<el que camina con Henslow>>
                                             Profesor John Stevens Henslow 

Henslow le animo a leer extensamente, entre otras obras, la narrativa personal de Alexander Von Humboldt sobre el viaje a Sudamérica de 1799-1804.  Aquello inspiró a Charles el deseo de viajar y también el de aportar algo a la historia natural. Henslow se encargó de que Adam Sedgwick, profesor de geología, llevará como ayudante a Darwin durante una excursión veraniega al norte de Gales y le instruyera en el uso de los medios técnicos, la prospección y la descripción geológica. Charles tenía veintidós años cuando se licenció en 1831, el décimo entre una promoción de 178 alumnos.
                                         Charles Darwin a los 22 años 

Regreso al hogar de The Mont en agosto de 1831, donde le esperaba una carta de Henslow. Dentro de esta había otra carta, del profesor de astronomía de la Universidad de Cambridge George Peacock, en la que ofrecía a Charles la oportunidad de un viaje alrededor del mundo.

<<EL VIAJE DEL BEAGLE>> 



Tim M. Berra. "La historia de un hombre extraordinario Darwin"(2009)