Las Mantis


Estos insectos son comúnmente conocidos como mamboretas, santateresas, matamulas, campamochas, rezanderas, religiosas o mantis. Este último término, utilizado por los antiguos griegos, hace alusión a la típica disposición de las patas anteriores en actitud de “rezo” u “oración” que presentan; de hecho el nombre científico Mantodea, acuñado en 1838 por el entomólogo alemán Hermann Burmeister, proviene del griego mantis (profeta) y de eides (con aspecto de). Estudios basados en evidencia morfológica y molecular han determinado que los parientes más cercanos de las mantis son los órdenes Isoptera (termitas) y Blattodea (cucarachas), conformando los tres grupos el superorden Dictyoptera.

De acuerdo con cada autor, se consideran como un orden, o bien se les da el tratamiento de grupos independientes. Respecto de su origen filogenético, éste se ubica a partir de los blatópteros (orden Blattoptera), grupo de insectos fósiles localizados en los estratos de la era Paleozoica. Estos insectos primitivos con aspecto de cucarachas son los precursores no sólo de las cucarachas modernas, sino también de las mantis y las termitas. La aparición de estos dos últimos grupos se remonta al Mesozoico, específicamente a principios del periodo Jurásico, hace 200 millones de años, aunque la mayoría de las especies modernas de mántidos irrumpe más tarde, en el Cretácico (138 millones de años).