El phyllum Mollusca


Entre el pyllum mollusca (moluscos) están incluidos algunos de los invertebrados más conocidos. A todos nos son familiares los caracoles, las almejas, las babosas, los calamares y los pulpos. Todos ellos cuentan con una especie de concha (a excepción de algunas clases) que han sido muy populares desde épocas antiguas y algunas culturas todavía la utilizan como herramientas, envases, instrumentos musicales, amuletos y como objetos decorativos. Pueden verse pruebas de los usos y conocimientos sobre los moluscos a lo largo de la historia en textos y jeroglíficos antiguos, en monedas, en algunas costumbres tribales, en los yacimientos arqueológicos y en los basureros de cocinas aborígenes.
Hay descrita cerca de 93 000 especies de moluscos actuales y se conocen otras 70 000 de moluscos fósiles. Muchas de ellas, en su mayoría sin estudiar. Los moluscos están divididos en siete clases los cuales son:

1.- Clase Aplacophora: esta incluye moluscos exclusivamente marinos, de cuerpo vermiforme (del latín vermis = gusano; forme = forma), con la cabeza poco diferenciada y el pie escasamente diferenciado; carecen de ojos, tentáculos y concha; en lugar de la concha, el tegumento (manto) está cubierto por una cutícula que presenta numerosas espículas calcáreas (espinas formadas de carbonato de calcio), su talla varía en unos mm a 30 cm; viven en los bentos a profundidades entre 30 a 100 metros y en zonas abisales.


2.- Clase Monoplacophora: comprenden moluscos exclusivamente marinos y bénticos, que originalmente fueron descritos en el registro fósil (siendo especialmente abundantes en el Silúrico, hace unos 300 millones de años) y que fueron encontrados vivos por primera vez, en 1952, frente a las costas occidentales de México a profundidades de 3 600 metros; posteriormente se han observado entre los 200 a 700 metros en los océanos Pacifico, Atlántico e Índico. Se han descrito cerca de 25 especies vivientes. Se caracteriza por tener la cabeza poco diferenciada, la concha de una sola pieza, de donde deriva su nombre, y la cavidad paleal rodea al pie que es de forma circular, con ocho pares de músculos retractores, cinco o seis pares de ctenidios (branquias) y seis pares de nefridioporos (desembocadura del aparato excretor), dos de ellos con funciones urogenitales (se refiere a los sistemas urinario y reproductor).

3.- Clase Polyplacophora: integrado por moluscos exclusivamente marinos, bénticos, conocidos comúnmente como quitones; se encuentran distribuidos ampliamente en todos los mares del planeta, desde la región litoral hasta profundidades de 4 000m. El número de especies descritas es alrededor de 1 000. El cuerpo es aplanado de forma oval, con una cabeza poco diferenciada y una concha dorsal formada por ocho placas articuladas entre sí, denominada ceramas, el pie es ancho y plano, usado para arrastrarse y adherirse al sustrato duro, principalmente rocoso. La cavidad paleal rodea al pie y alberga de seis a 88 pares de ctenidios y un par de nefridioporos que se abren en la región posterior del ano y un par de gonoporos (Poro genital).

4.- Clase Gastropoda: Los moluscos de este grupo, conocidos comúnmente como caracoles y babosas, tienen distribución más amplia del phylum en el planeta, viven en los ecosistemas marinos, de agua dulce y terrestre. Se caracteriza por presentar en el estado adulto un cuerpo asimétrico debido al fenómeno llamado torsión, que consiste en que durante el desarrollo embrionario se da un crecimiento acelerado de la región corporal izquierdo, con lo cual la masa visceral y el manto giran de 90 a 180 grados, dando como resultado un cambio en la posición de la cavidad paleal, que así deja su posición posterior y pasa a ocupar las regiones lateral derecha o anterior, respectivamente por detrás de la cabeza; la cabeza se encuentra bien desarrollada con uno o dos pares de aparatos sensorios y un par de ojos.  En general el pie tiene la forma de una suela y presenta una compleja musculatura y una gran cantidad de glándulas de moco que lo mantiene continuamente lubricado.

5.- Clase Bivalvia o Pelecypoda: incluyen las almejas, los ostiones, los mejillones y las escalopas, que han sido utilizados como alimento y por ello tienen una importancia comercial fundamental. Son organismos altamente especializados, por lo que su cuerpo sufre varias modificaciones al plan morfofisiologico general del phylum. El cuerpo sufre un aplanamiento lateral y está cubierto por una concha de dos piezas unidas en su región dorsal (mediante un sistema de dientes y huecos o fosetas que engranan entre sí como una bisagra, a la que se llama charnela y una estructura elástica llamada ligamento que funciona como un resorte, que permite la apertura de la concha). En la región anterior se encuentra la boca y en la posterior el ano, ambas en una amplia cavidad paleal. La cabeza se reduce considerablemente, quedando representada por sólo dos estructuras laminares a los lados de la boca, llamadas palpos labiales (que intervienen en la separación y selección de las partículas nutritivas), la rádula desaparece totalmente, mientras que el par de ctenidios se hipertrofian, haciéndose estructuralmente complejos y adquiriendo un papel relevante en la función nutritiva (micrófaga, por filtración  de las partículas del alimento del agua) además de la respiratoria.

6.- Clase Scaphoda: los miembros de esta clase se conocen comúnmente como “colmillos de mar” por la forma tubular de su concha, formada por una pieza abierta en sus extremos. Son  exclusivamente marinos y habitan enterrados, excepto su abertura posterior, en los fondos blandos, desde la zona litoral hasta profundidades de 6 000 metros. Su talla va de 2mm a 15 cm y se han descrito alrededor de 350 especies. El cuerpo es largado en sentido anteroposterior, ligeramente curvado, con la región anterior mayor que la posterior. La cabeza esta reducida a un lóbulo corto, donde se abre la boca, llamado proboscis, que lleva numerosos filamentos contráctiles o captáculos que le sirven para localizar, capturar y llevar a la boca a las presas microscópicas o el material particulado del que se alimentan. En la cavidad bocal hay una rádula y una mandíbula que le permiten triturar su alimento; el esófago, el estómago y el recto llevan glándulas anexas. La cavidad pericárdica es pequeña y el corazón no tiene aurícolas; los nefridioporos son lobulados; no existen ojos, tentáculos ni osfradios; el órgano subradular posiblemente sea un receptor químico, los captáculos también deben tener función táctil y cerca del ganglio pedal existen estatocistos.

7.-Clase Cephalopoda: Su tamaño es muy variable, desde 2 cm hasta cerca de los 20 metros de longitud; en el registro fósil existen conchas de cerca de 5 m de largo o 2.5 m de diámetro, siendo los invertebrados que mayor talla alcanzan. El plan corporal básico se modifica por un alargamiento dorsoventral  del cuerpo, cambiando los ejes funcionales, de tal forma que el pie adquiere una forma de anillo del que derivan ocho, diez o más tentáculos, que rodean la boca. La concha puede tener una forma cónica, recta o curvada, o bien envolverse en una espiral plana; la última cámara, de mayor tamaño, es donde se aloja el organismo; la concha puede ser externa, interna, vestigial o ausente y se caracteriza por presentar una serie de cámaras, separadas por septos, recorridas por un cordón de tejido vivo, llamado sifúnculo, el cual produce un gas líquido que contribuye a la flotabilidad del animal. Con respecto a la pared del cuerpo, las características más notables de algunos cefalópodos son la presencia de células de pigmento, complejos órganos luminiscentes y tejido cartilaginoso.


Bibliografía:

Brusca R.C & G.J Brusca (2005). Invertebrados. Mc Gram- Hill Interamericana, Madrid


Maria A. Fernández- Alamo (2007) Niveles de organización en animales. Universidad Nacional Autónoma de México, México D.F