El cortejo del pez espinoso

 Foto: Oriol Alamany


El pez espinoso Gasterosteus aculeatus vive en el mar o en aguas salobres la mayor parte del año, pero durante la primavera emigra subiendo los ríos y las corrientes. Cuando el pez macho llega a la corriente, su vientre se pinta de un color rojo brillante. Cada uno de los machos adopta una posición en la corriente y se apodera de un territorio al cual defiende contra la invasión de otros machos. Las hembras del pez espinoso, o algunas otras especies, pueden nadar dentro de ese territorio sin ser desafiados. Otro macho que penetre en ese territorio debe de estar preparado para una confrontación.

El cortejo comienza con una danza en forma de zigzag por parte del macho, esto puede suscitar a que la hembra acceda a ser cortejada; si esto sucede ella nada hacia el macho, inclinada ligeramente hacia arriba de manera que su parte exterior quede expuesta. El macho responde a esta seducción alejándose de la hembra y nadando hacia el nido, invitando a la hembra. Tan pronto ella entra al nido, el macho comienza a introducir su trompa con rápidos movimientos rítmicos en la parte trasera de la hembra. Este comportamiento se denomina “temblor”. Luego la hembra desova, soltando los huevos en el nido.


Los huevos proveen un estímulo químico que provoca la eyaculación del macho. El resultado es la fertilización de los huevos. 

Observaciones hechas por Tinbergen.