Un mundo de Hormigas


¿Por qué hay un mundo de hormigas? O dicho de otra forma, ¿por qué el mundo es de las hormigas? Cuando el ser humano dormía en cuevas y merodeaba buscando alimento sin conocer los beneficios de la agricultura y del manejo de las poblaciones animales, muchos grupos de hormigas ya vivían en sofisticadas casas reguladas térmicamente, poseían una estructura social compleja, y cultivaban hongos o “cuidaban” otros insectos para obtener de ellos su alimentación.


Es que hormigas hay muchas, y desde hace mucho. Además de las conocidas negras y rojas, las hay grandes y chicas, las que pican y las que no pican y las molestas o simpáticas. La manera más sencilla que utilizamos para hablar sobre las hormigas es haciendo referencia a lo que comen: algunas cortan hojas y las llamamos herbívoras, otras comen “carne” (otros bichos) y les decimos carnívoras, otras comen semillas y las llamamos granívoras, otras comen néctar de las plantas y les decimos nectívoras, otras comen sustancias azucaradas producidas por otros insectos y las llamamos melívoras, y otras comen de todo un poco y les decimos omnívoras. Seguir leyendo….