Cómo pensar con mentalidad biológica (un ejemplo)




Imagínese que cursa una clase de biología. Su meta es practicar cómo pensar de forma biológica, no es memorizar las conclusiones e interpretaciones del que escribió el libro.
Con la ayuda de material básico, escriba la lógica de la biología (use el ejemplo de la bioquímica).

Comience con la idea más básica de la biología, el estudio científico de las cosas vivas (10, 000,000 de especies) en ecosistemas frágiles. Descubrirá que todo pensamiento en biología incluye una perspectiva de la estructura o función de las cosas vivas y de que la vida pude estudiarse a diferentes niveles (molecular, célula, órgano, organismo, población, comunidad ecológica, biosfera). Reconocerá que todas las formas de vida se reproducen, crecen y responden a cambios en el ambiente. Comenzará a entender la relación cercana y frágil entre las cosas vivas: que las plantas necesitan de los animales y los animales de las plantas. Se dará cuenta que los humanos tienen la oportunidad de vivir una vida mejor si entendieran los procesos de la vida. Se dará cuenta que la ignorancia sobre las funciones ecológicas han llevado a los humanos a destruir recursos ambientales importantes.

Al pensar de forma biológica buscará entender cómo funciona la vida, los procesos fundamentales y los ingredientes que la componen. Pronto verá que todas las formas de vida, irrespectivo su diversidad, tienen características en común: 1) se componen de células, rodeadas de membranas que mantienen condiciones internas diferentes a las de sus alrededores; 2) que contienen DNA o RNA, el material que contiene su plan maestro y 3) llevan a cabo un proceso, metabolismo, que implica la conversión de diversas formas de energía mediante unas reacciones químicas predecibles. Al ligar el pensamiento químico al biológico, se dará cuenta que hay que entender la vida, primero en el nivel químico, ya que es en este nivel que las moléculas del DNA producen las células y así, todas las formas de vida. Se dará cuenta que las relaciones electrónicas dentro de los átomos son responsables de las dinámicas que dirigen los procesos internos y condicionan la vida.

Mediante “descubrimientos” de este tipo, usted desarrollará su concepción de pensar de forma biológica. Buscará oportunidades para discutir ideas biológicas con sus compañeros y profesores. Irá a clase con preguntas que le surgieron de las lecturas realizadas. 

Bibliografía. 

Paul, Richard & Elder, Linda. Cómo estudiar y aprender una disciplina. Fundación para el pensamiento crítico, 2003.

SUSCRIBETE AL CANAL