¡Alerta peligro!

Sigueme en Instagram: biologia_con_sam

SUSCRIBETE AL CANAL




Se encuentra circulando esta foto en las redes sociales, con más de 110 371 veces compartido y una leyenda que dice:

“Si fuera un video porno creo que muchos lo podrían ver y compartir, pero como este niño nadie dará like ni compartirá. Pero si crees que Dios puede curar a ese niño ora conmigo u escriba amén. Este niño fue picado por un insecto”.

Lamento mucho el daño que el niño pueda estar sufriendo, pero el que verdadera e injustamente está en peligro es el insecto.

Si bien, hay insectos capaces de provocarte alguna lesión por picadura, mordedura o arrojando sustancias químicas, no es el caso de los dermápteros.

Los dermápteros pertenecen al orden de los insectos y comprenden unas 2000 especies, son conocidos comúnmente como tijeretas o cortatijeras ya que en la parte de su abdomen poseen una estructura en forma de pinza, su cuerpo es alargado, ligeramente aplanado y un tamaño que varía de los 4 a 80 milímetros, suelen ser de color negro a castaño oscuro.



No posee glándulas de veneno ni en sus pequeñas mandíbulas, ni en sus pinzas (cercos). Su alimentación suele ser de forma omnívora, aunque algunas especies suelen ser saprófagos, detritívoros o fitófagos alimentándose de pétalos de flores. Habitan principalmente debajo de rocas, en zonas cercanas a los ríos, en la corteza de los árboles, bajo la hojarasca, bajo las piedras e inclusive en el interior de los asentamientos humanos en donde se acumula la humedad.

Si bien sus pinzas no son un simple ornamento, ya que los utiliza para atrapar a sus presas y para defenderse de sus depredadores. No ataca directamente, su primer instinto es huir del peligro, en el caso de los humanos estos pequeños bichos suelen defenderse si son tomados, provocando un pequeño pellizco con sus pinzas, lo cual solo provoca una sensación de cosquilleo.

No representan un problema de salud, ni económico, aunque en ciertas regiones hay especies que pueden perjudicar ciertos cultivos como la Forticula auricularia que afecta plantas ornamentales como las rosaledas, en las que estropea los pétalos de las rosas y en los frutales como los albaricoqueros, melocotoneros, ciruelos y manzanos.

La próxima vez que victimices a un insecto, primero investígalo. 


Bibliografía: Herrera, M. L (2015) Orden Dermaptera. Sociedad Entomológica Aragonesa, 42, pp. 1-10.